ANSIEDAD, UN ESTADO ANTE LOS CAMBIOS

The little boy is stressed on a white backgruond

¿QUÉ LE PASA A MI HIJO? ¿PUEDE ESTAR SUFRIENDO?

Ya queda menos para que comience la temporada de cambios, quizás ya estás preparando a tus hijos para la vuelta al cole, quizás se avecina un cambio de guardería, nueva niñera o incluso, vas a trabajar más tiempo de lo normal.

Los adultos afrontamos los cambios con la mayor normalidad posible, ya que los cambios forman parte del curso normal de la vida, sin embargo, no todos los niños saben adaptarse a los cambios con normalidad, comenzando en ellos un comportamiento extraño…

Este post es para ayudarte a localizar, o mejor dicho, percibir las señales que pueden estar indicando la existencia de ansiedad debido a los cambios.

¿A qué nos referimos cuando decimos “notar al niño extraño”?

Cuando hablamos de un comportamiento extraño, nos referimos a esos cambios que de repente empiezan a sucederse en el niño (cambios fisiológicos); tales pueden ser cambios en el apetito, cambios en el hábito de sueño, dolores de cabeza, tos repentina, manos húmedas y frías, palpitaciones e incluso cambios en la frecuencia de ir al baño.

Lo cierto es que los niños (en la niñez) aún no han aprendido por completo a expresar y exteriorizar sus sentimientos, lo que quiere decir, que menos aún verbalizarlos, ya que probablemente el niño desconozca qué es lo que le pasa y haya que indagar en ello.

Esto no supone un problema cuando no afecta a las funciones fisiológicas del niño, pero cuando sí existen alteraciones en las funciones fisiológicas, nos encontramos ante una “regresión psicológica”, es decir, cuando el niño comienza a adoptar comportamientos propios de niños más pequeños, como por ejemplo, no come bien, tiene pesadillas, se le escapa el pipí, siente inseguridad, etc.

3 CLAVES PARA DETECTARLO

  1. FRECUENCIA con la que el niño se angustia.
  2. EL TIEMPO que dura la angustia (no más de algunas semanas).
  3. LA INTENSIDAD de la angustia. Debe preocuparnos cuando llega a tener consecuencias fisiológicas (vómitos, dolores, etc.)

7 TIPS PARA QUE EL NIÑO SUPERE LA ANSIEDAD

  1. AYUDARLE, a ser posible, cerca de él, a través del contacto físico hasta que sea capaz de ir cogiendo confianza ante “lo nuevo”.
  2. Nunca mentirle, porque descubrir la verdad le producirá mayor ansiedad en nuevas situaciones.
  3. EXPLORAR EL MEDIO JUNTOS. Saber a qué se enfrentará con antelación, conocer el lugar con anterioridad le dará mayor seguridad para enfrentarlo solo.
  4. LLEVAR UN OBJETO DE SU ENTORNO. Tal como un juguete que le haga sentir más próximo a su entorno.
  5. ESTIMULAR LA INDEPENDENCIA. Permitir poco a poco que adquiera seguridad solo, haciendo cosas nuevas, investigando (sin intervenir pero siempre vigilando).
  6. EXPLICAR EL LADO BUENO DE LAS COSAS. Nunca hacer hincapié de lo malo y negativo que va a encontrar en el camino, sino mostrar todo lo positivo de forma que pueda entender y perder el miedo.
  7. APLICAR LAS SOLUCIONES DE FORMA GRADUAL. Si al niño le supone demasiada ansiedad algo, hay que hacerlo de forma gradual; por ejemplo, si le produce miedo dormir solo, ir haciéndolo por tiempos (de menos a mas) mediante un consenso con él.

CUADRO RESUMEN

 

1 comentario en ANSIEDAD, UN ESTADO ANTE LOS CAMBIOS

Deja un comentario