EMOCIONES, MARKETING NAVIDEÑO

 EL INGREDIENTE PERFECTO DEL MARKETING NAVIDEÑO

 

¡Atención! Llegó la época del año en la que sacar partido al marketing de las emociones.  Los medios de comunicación y en concreto la publicidad utilizan lo sensible para llegar al consumidor. Es la época del año, en la que el receptor se encuentra más receptivo a la comunicación eficaz, y en la que la creatividad se pone a prueba (tanto en las grandes marcas como en los pequeños negocios).

Estas campañas publicitarias buscan que los espectadores sientan, se emocionen, que lloren, pero siempre como el método eficaz que decline en una compra satisfactoria del producto concreto que se esté anunciando. Además, existen diversos estudios que demuestran que la publicidad emocional perdura más en la memoria del consumidor. Por lo tanto, puede decirse que una buena historia, en el momento y contexto adecuado (la navidad es la época perfecta para ello) con la dosis adecuada de sensibilidad, son los ingredientes perfectos para conseguir campañas de marketing virales y/o eficaces.

Daniel Kahneman, premio Nobel hace unos años, ya diferenciaba entre dos tipos de cerebros que operan dentro del sistema humano:

– El sistema 1 del cerebro, el que toma decisiones de forma automática e intuitiva.

-El sistema 2 del cerebro, altamente racional pero también algo perezoso.

Simplificando mucho, podemos decir que para ganarse al consumidor hay que ir a por el primer sistema, es decir, el anunciante debe buscar la seducción de los sentimientos. Es eso precisamente lo que consigue que las emociones vendan.

Ya hemos dicho que las emociones venden y esa capacidad de captación precisamente, se incrementa en unos límites bastante interesantes en la época navideña. La navidad es un período de un torrente de emociones, recuerdos, sentimientos y sensaciones que invaden al espectador, de ahí que los medios de comunicación, los villancicos y por supuesto, la publicidad, busquen e incentiven lo que algunos han bautizado como “espíritu navideño”.

¿Y qué mejor que aprovecharse de que los consumidores en esta época se encuentran predispuestos a la captación del mensaje por medio de la idealización de la sensibilidad? Al vender y anunciar nuestros servicios y/o productos, aunque optemos por este canal de marketing, no dejamos de buscar la eficacia y fidelización de nuestra campaña.

Un claro ejemplo de cómo la publicidad navideña ha ido evolucionando en España es el anuncio anual de la lotería. Desde el 2010 hasta 2012 podemos notar cómo se evocaba al mundo onírico, bucólico y fantasioso en la ambientación de los spots. En 2013 se logró conseguir la viralidad, por medio de caras famosas, pero no por méritos propios (y ni mucho menos por lo que la empresa esperaba). Sería en el 2014 cuando el spot de la Lotería en España, apuesta por primera vez por el “marketing emocional“,  tocando la fibra de los consumidores y con resultados de eficacia, fidelización y viralidad más que conocidos por todos nosotros. A partir de ahí, ha seguido explotando esta idea de las emociones tanto en el 2015 como en el 2016 (con mayor o menor acierto).

A continuación encontrareis dos ejemplos de este año 2016 en los que se apuesta por lo que desde Piña Colada hemos denominado como “marketing de las emociones” :

 

“Come Together” H&M, 2016

 

#BusterTheBoxer, John Lewis Navidad, 2016

 

RECOMENDACIONES PARA PADRES, ANTE LA PUBLICIDAD EN ÉPOCA NAVIDEÑA

– Una necesaria concienciación de los progenitores sobre la responsabilidad que detentan en estos períodos en los que el visionado de publicidad se incrementa notablemente.

– Se sugiere un sistema de control parental, tanto del tiempo como de la adecuación de contenidos a las edades de niños y niñas, así como cuidado de los hábitos de consumo compulsivo a que conducen ciertas formas publicitarias.

-Sugerimos que existen notables ventajas en comentar los anuncios y ayudar a procesar los contenidos de la televisión a los más pequeños, en la medida que la publicidad puede ser un medio extraordinario para fomentar el conocimiento crítico y para interpretar los objetivos de persuasión y los arquetipos que se utilizan en los anuncios.

– Piensa en los regalos más adecuados, el fomento de los que sirven al desarrollo de la creatividad, al estímulo de la imaginación, las habilidades psicomotrices, la adquisición de conocimientos y la práctica de relaciones interpersonales.

– Evitar la emulación de arquetipos y comportamientos adultos como aquellos que desarrollan contenidos de culto al cuerpo, hábitos indumentarios o formas de competitividad y consumo inadecuados para las edades más tempranas, que muchas veces aparecen como atractivo en los anuncios de juguetes.

-CUIDADO CON LOS ANUNCIOS DE PERFUMES, COLONIAS Y DEMÁS COSMÉTICOS. Cuanto menos podrían calificarse como “pornografía eufemística”.

– Compartir la publicidad puede ser una herramienta de diversión y entretenimiento que fomente hábitos de vida saludables, pero también la formación y educación en valores fundamentales y cívicos como la igualdad, la solidaridad, la cooperación o la no violencia, y conductas positivas como la generosidad, la convivencia, el respeto a los mayores, la protección de los animales y el medio ambiente, o la evitación de las desigualdades.

©PIÑA COLADA MAGAZINE

Be the first to comment

Deja un comentario