SÍNDROME DEL NIÑO HIPERREGALADO

El Síndrome del Niño Hiperregalado, se suele acrecentar con las compras de última hora durante la víspera de reyes.

 

En las navidades del 2015, según los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, el gasto en regalos de los españoles fue de 1.421 millones de euros. No solo cuantificando la aproximación de regalos en época navideña sino que también se tuvo en cuenta la época de compras de Reyes. Estos datos, aunque no dejan de ser sorprendentes, se encuentran dentro de la tendencia consumista de estas fechas, en la que las empresas, centros comerciales y medios de comunicación, explotan al máximo el mensaje de “compra, compra, y compra”… mensaje que cala bien hondo en los más pequeños con la siguiente traducción: “quiero, quiero, quiero”.

La cifra escalofriante de gasto, no hace más que demostrarnos que ninguno de nosotros está inmunizado al “poder persuasivo del espíritu navideño”; pero no debemos olvidar, la especial vulnerabilidad de nuestros influenciables pequeños.

En una entrevista reciente, Inma Marín (directora en España de la Asociación Internacional por el Derecho del Niño a Jugar) comentaba lo siguiente al respecto:

            “Ellos son influenciables y pueden llegar a escribir tres cartas diferentes dependiendo de los últimos anuncios que hayan visto”.

Y es que los niños son consumidores natos, son capaces de ver un determinado vídeo en bucle una y otra vez, solo por el hecho de que les gusta. Y este hecho para la publicidad no pasa desapercibido; la publicidad busca que los pequeños crean en la exclusividad, lo diferencial, lo real, y lo único del determinado juguete que se anuncia. Por eso múltiples expertos y pedagogos recomiendan que para que el niño no se lleve “el chasco” entre la expectativa y el juguete “real”, el juguete sea previamente visionado en tienda.

 

 

Hatchimals es el regalo estrella de estas fiestas. Se trata de un huevo de plástico que contiene una mascota que el niño debe cuidar y con la que puede interactuar. 74,99 euros (aprox.).

A los niños, hay que hacerles entender que la carta a los Reyes o Papá Noel, no es una lista de la compra en la que se puede pedir todo lo que se quiere, el niño debe poner lo que más le gustaría, porque si por ellos fuera, lo querrían todo. Una buena táctica podría ser la de preguntar a los niños ¿qué es lo que pondrían en primer lugar de la lista y lo que destacarían, por si Los Reyes o Papa Noel se casan de leer?

            “El 80% de los niños reciben cinco o más paquetes y  muchos obtienen 10 veces más de los que pueden abarcar, juguetes que acabarán en un cajón en pocas semanas.” Consultora TNS estudio para eBay

La clave puede estar en centrarse en la calidad de los presentes y no atender a la cantidad de los mismos, para así evitar las posibles conductas caprichosas y consumistas, lo que los expertos han calificado como el síndrome del niño hiperregalado.

Existen especialistas que centran la importancia en que los niños con más de cuatro regalos, reciben demasiados estímulos y no son capaces de canalizarlos de manera adecuada, cuando perfectamente con uno, serían más que felices. Otros, en cambio, creen que la importancia debe centrarse en la forma de abrir los regalos; se aconseja que no se pase de un regalo a otro sin control, porque esto puede generar una pérdida de ilusión por los regalos.

No hay que tener miedo a la “frustración” del pequeño porque no tiene lo que quiere; los expertos han demostrado como un poco de frustración en los pequeños, bien gestionada, ayuda a que el menor aprenda a que no puede tener siempre todo lo que quiere, los hace madurar y les protege de contenidos inapropiados para sus edades.

Los expertos, finalmente, recomiendan mirar bien el etiquetado para comprobar que los artículos cumplen con la normativa de seguridad.

            ” Para que un juguete se pueda comercializar en la Unión Europea debe llevar el icono CE, dirección del fabricante y las advertencias escritas en español, así como destacar los que no están destinados para menores de tres años”

 

¿Y tú? anímate y coméntanos cómo afrontáis en casa esta época del año, cual es la actitud de vuestro hijo con respecto a los regalos, cuales son las costumbres familiares en Reyes o   simplemente, disfruta lo leído.

 Feliz Día – Piña Colada Magazine

Be the first to comment

Deja un comentario